Feeds:
Posts
Comments

Archive for May, 2010

Siempre se ha pensado que el nacimiento de un niño es el momento más feliz en la vida de una persona, pero claro, también tiene su lado negativo. Me alegro de que se hable de ello, solo de esta forma será más fácil resolver problemas. La sección de Ciencia del periódico “Público”, que siempre es interesante leer, se ocupa de ello. ¡Psicólogos prepárense, llegan las hornadas de padres!

Advertisements

Read Full Post »

¡A jugar!

Hoy es el día Internacional del juego. Me parece fantástico que haya un día para recordar lo importante que es esta actividad para el desarrollo de los niños y lo fundamental que debería ser para la salud mental de los mayores. Sobra recordar lo difícil que es dedicarse a realizar “actos improductivos”, si entendemos como productivo solamente la creación de riqueza material. Llevamos mucho tiempo olvidando otro tipo de enriquecimientos, así que echad un vistazo a la web de la Asociación Internacional por el derecho a Jugar y sacad vuestras propias conclusiones.

Read Full Post »

Manualidades

Estoy deseando que el bebés Elvis tenga ganas de hacer cosas para llevar a cabo todas las propuestas de esta web. ¿Todas?, no voy a ser tan ambiciosa, me conformo con una o dos.

Read Full Post »

Nacer en Madrid

Con este título un grupo de profesionales relacionados con la gestación y el nacimiento, celebra el próximo 22 de mayo unas jornadas informativas. Con la convicción de que un parto respetado y activo es importante y una crianza consciente es fundamental para relacionarse con los hijos.
Podéis informaros en su web, http://www.nacerenmadrid.org.
El lugar de la celebración, el espacio “Entredos”, en Marqués de Pontejos, merece la pena ser visitado.

Read Full Post »

Esta frase tan retorcida la repite, muy a menudo, mi abuela de 97 años . Yo me enfado cada vez que la dice porque siento que me quita vida, que me impone una visión tenebrista del mundo. A mí mente llegan los cuadros oscuros de Ribera, los “carpe Diem” de la literatura del siglo de oro y la angustia del paso del tiempo.

Como mi abuela es muy mayor y, no sé si por senilidad o “mala idea”, vuelve siempre a los mismos temas, he decidido aliarme contra el enemigo porque sé que vencerlo es una labor más complicada. Así que pienso en ella cuando era como yo, cuando tenía un bebé en su regazo, cuando engañaba al reloj intentando multiplicar los minutos. La veo lavando pañales y cosiendo la ropa que iban a estrenar sus hijas. Imagino a mi madre, años después, dándome el pecho e intentado controlar a mi curioso hermano mientras escribía a intervalos. La recuerdo regañando a mi abuelo, cuando nos compraba a hurtadillas un bollo relleno de chocolate en vez de los nutritivos bocadillos de jamón que ella le había encargado.

Pertenezco a una de las muchas familias españolas en las que las mujeres han llevado la batuta. Fuertes, duras (probablemente demasiado), inamovibles, pero también creativas, ingeniosas y resueltas. Cuando pienso en la pequeña mujer que ahora duerme entre mis brazos siento que hay un hilo largo que nos une a las cuatro generaciones. Es tan resistente como la rafia y al mismo tiempo tan sutil como la seda.

Cuando nace un hijo la mayoría nos proponemos rescatar aquellas maravillas que nos enseñaron nuestros progenitores y eliminar lo que no nos gustó de ellos. Pero no es tan fácil. Lo llevamos dentro, cosido con el hilo que nos une a todos nuestros ancestros, así que tenemos que trabajar para ir deshojando, con la misma delicadeza con la que se limpia la flor del azafrán, un filamento de otro. Poco a poco, fallando mil veces y acertando alguna.

Si hay un momento en la vida en el que un magnetismo invencible te une a tu familia, es la maternidad. Puedes reconciliarte con lo negativo y potenciar lo bueno o autoengañarte pensando que podrás esquivar todo sin un mínimo esfuerzo.
Yo he optado por lo primero, así que cuando escucho la frase que abre este post ya no me imagino entre los clarosocuros de Caravaggio, si no más bien compartiendo botella y pipa en un cuadro de Juan Gris. Algo fraccionada e inconclusa, pero dispuesta a buscar nuevas maneras de construirme.

Read Full Post »

Por casualidad, como muchas otras cosas buenas llegan a mi vida, he conocido este blog. La autora se llama Leticia Ramos y es bailarina. Nada mejor que “bailar” su embarazo y lo hace con una nana brasileña…preciosa.

Read Full Post »

Esta pregunta es una de las más complicadas de resolver. Quizás porque no existe una sola manera de hacer las cosas, ni siquiera una que se convierta en la más cercana a la perfección. Cada uno busca su particular “método”. Unos guiados más por la razón, otros por las emociones, por el entorno familiar y social… Existen demasiados condicionantes para que podamos llegar a responder a esta pregunta como si de una fórmula matemática se tratara.
El programa de Redes que ahora os recomiendo recoge un pequeño muestrario diferentes posibilidades. Es probable que, valorando las múltiples opciones que hay, alguno/a pueda sacar una triunfante conclusión.

Read Full Post »