Feeds:
Posts
Comments

Archive for January, 2010

y empezamos…

A los niños los trae la cigüeña, los encuentra un horticultor entre las hojas de una col o vuelan desde Paris en un avión “low cost”. No importa el medio que “utilicen”, pero un buen día llegan a casa y con ellos toda una revolución existencial. Durante nueve meses puedes prepararte un poco para el cambio de pañales, las noches sin dormir o la esterilización de biberones, pero pocas personas te hablarán de lo que vendrá después. La crianza en esta sociedad, y mucho más en una ciudad, es una ardua y difícil labor en la que padres y madres podemos sentirnos aturdidos y aislados. Hace poco escuché en una entrevista a Laura Gutman decir que para criar a un niño es necesario toda una tribu. No creo que estuviera demasiado alejada de la realidad. Una madre o un padre solos que viven unidos a un horario occidental y a un mundo gobernado por un ritmo frenético, pueden llegar a sentirse como tripulantes de un barco que intenta sobrevivir a la tormenta. En ese momento la relación con otros adultos, sean padres o no, se vuelve imprescindible justo cuando más dificultades existen para mantenerla.

Este blog puede ser muchas cosas, pero hay algunas para las que no nace. No pretendo que sea un espacio donde aclarar dudas acerca de la crianza, como el método ideal para dormir a los bebés o la mejor manera de ayudarles al destete. Ya existen otros lugares donde poder encontrar esta información. Sitios estupendos de los que aprender y cuyos enlaces si quiero dar a conocer. Tampoco deseo convencer a nadie para que se una al club de la maternidad. Esa es una decisión que sola o en pareja tendrá que despejar. Mi intención es constituir, a través de internet, un poco de esa tribu que tanto necesitamos.

No es fácil descubrir el lugar a ocupar como individuo, como pareja, como profesional, cuando un bebé necesita tanta energía y lo es aún menos, si la información que nos rodea muestra padres y madres felices y relajados con niños lozanos e impolutos. Esta versión adulterada de la realidad está más cercana a los catálogos de carritos y biberones que a la vida actual. Nada de esto es incompatible con la felicidad que significa tener un bebé y con la creatividad que puede generarse. Es un momento único para aprender de uno mismo, del pasado y explorar nuevas capacidades. Sin embargo, estoy segura de que las dudas, los miedos y las angustias que acompañan al momento de la crianza son las mismas para muchos y muchas de nosotros y no es tan fácil encontrar respuestas.
Éste puede ser un buen lugar dónde crearlas.

Advertisements

Read Full Post »